CARP :: Comisión Administradora del Río de la Plata

Home  E-Mail  Contacto      

CARP :: Comisión Administradora del Río de la Plata


Estado Online del
Río de la Plata

 

Dragado del Canal Martín García, el funcionamiento y operativa de una obra estratégica de largo aliento

El proyecto binacional involucra estudios, mediciones, múltiples operaciones y coordinaciones interinstitucionales entre ambas márgenes del Río de la Plata para la ejecución de la obra.


Cuando se llegue en los próximos meses a 34 pies en el Canal Martín García, se obtendrá para los cinco (5) años con opción a renovación por igual periodo, un canal que asegura la navegabilidad de buques de mayor calado, potenciando así el comercio de la región. El Canal Martin García se localiza en aguas de uso común del Río de la Plata y se extiende desde el Kilómetro 0 del Río Uruguay hasta su encuentro con el Canal de Acceso al Puerto de Buenos Aires.

Las obras a ser desarrolladas en el correr de este año, han sido de largo anhelo para ambos países, que incluyen el dragado de profundización, balizamiento y posterior mantenimiento del Martín García. En el marco de la etapa de profundización, se han realizado tareas de relevamiento inicial de obras, el diseño del canal previsto y relevamientos sísmicos. Así mismo, las tareas de dragado en fondos blandos se desarrollan a buen ritmo y se ha dado inicio a la operativa de perforación y remoción de fondos duros, actividad que involucra una mayor complejidad, logística y coordinaciones interinstitucionales.

Las operaciones de dragado

Como se mencionó, los procesos involucrados en la operativa de dragado son de profundización/apertura y su mantenimiento. La primera conlleva una excavación subacuática que se realiza para profundizar los tramos que se encuentran en condiciones poco alteradas, o naturales. Con el dragado de apertura, entonces, se realizarán entre otras actividades, el ensanche del canal entre los km 57.4 y 60.4 donde se prevé una nueva zona de cruce y espera.

Dentro de esta etapa los procesos involucrados son tanto el dragado de suelos blandos y de suelos duros, como el relevamiento de control. Las actividades en fondo blando consisten en dragado de succión y su vaciado/vertido; y en fondos duros, perforación, dragado de material disgregado, almacenamiento y su vertido en áreas previamente destinadas para estos fines.

Fracturación y fragmentación del suelo rocoso

Es necesario la aplicación de disgregación de suelos duros a través de la perforación del lecho rocoso, para extraerse más de 9.000 m3 de roca. Durante este proceso de perforaciones se implementarán medidas adicionales de seguridad delimitando una zona de exclusión para la navegación de todo tipo de embarcación. Se controlará la presencia de fauna acuática mediante avistajes y utilizando dispositivos de disuasión acústica. A su vez, el monitoreo de las operaciones de fragmentación se efectuará mediante la utilización de sismógrafos.

Equipamiento y maquinaria

La mayor parte del material a dragar es una mezcla de limos y arena, que será efectuado sin mayor inconveniente mediante dragas hidráulicas de succión por arrastre. En cuanto al dragado de los sectores donde se encuentran arcillas duras, el trabajo se realizará con equipos de draga retroexcavadora y equipos mecánicos estacionarios montados sobre un pontón para perforación; un remolcador para almacenamiento y transporte del material hasta la zona de vertido.

A su vez, se utilizarán en diferentes momentos, lanchas para el transporte de la tripulación desde y hacia el puerto de recalada, embarcaciones de apoyo, lancha de relevamiento para campañas de control.

Por último, la posterior etapa de dragado de mantenimiento, implica la excavación subacuática destinada a tareas de extracción de material que deja de ser transportados por las corrientes y se deposita en los lechos del canal, y disminuye así la profundidad disponible.

Coordinaciones en el régimen de navegación para garantizar el tráfico seguro en el canal

Se adecuarán las operaciones para asegurar el cruce y franqueo seguro de otras embarcaciones que naveguen el Canal mientras se lleven a cabo las operaciones de dragado. Se busca así, minimizar las interferencias al tráfico comercial en el marco de la ejecución de las obras y la optimización de las medidas preventivas pertinentes.

Cuando se finalice la etapa de profundización, la obras en el Martín García se habrán ocupado a cerca de un centenar de personas de forma directa. A su vez, la administración del Canal mantiene en su estación de Colonia y Conchilla 25 personas de forma permanente que habilitan el funcionamiento del Canal.

Dragado del Canal Martín García avanza según cronograma

Obra binacional estratégica

La etapa de profundización del Canal Martín García, avanza según cronograma, y en el mes de julio se inicia la fase de remoción de fondos duros.


Las obras de dragado de profundización y mantenimiento del Canal Martin García fueron adjudicadas en licitación pública internacional, luego de un proceso competitivo y transparente, al Consorcio holandés-belga Boskalis International y Dredging International (CBDI). Con fecha 1° de febrero del presente año se procedió a la firma del contrato y posteriormente se iniciaron las tareas de remoción de fondos blandos.

El área del dragado del Martin García se encuentra en “aguas de uso común”, conforme al Tratado del Río de la Plata y su Frente Marítimo (1973), que define el marco jurídico para la administración del Río, así como sienta las bases para la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible de sus usos y recursos. Éste crea la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP), organismo binacional integrado por la República Argentina y la República Oriental del Uruguay.

La CARP tiene a su cargo la administración, recaudación de peaje y control del tráfico de los buques que navegan el Martín García; así como las tareas de dragado, balizamiento y mantenimiento de las condiciones de navegabilidad. Es en ese marco que, a partir del año 2013, ambos países han asumido la gestión directa del Canal, lo que se entiende como un hito en la estrategia binacional y un desafío en el proceso de fortalecimiento institucional y articulación de acciones para la gestión del Río de la Plata.

Las obras alcanzarán a fines del 2018 un canal operativo a 34 pies (10,36 metros), y 38 pies (11,58 metros) en suelos duros y asegurarán la navegabilidad para los próximos cinco años, con opción de extender su mantenimiento por otros cinco años más. A su vez contribuirán a favorecer el desarrollo social y económico de la población a ambas márgenes del río.

El Consorcio Boskalis-Dredging avanza según el cronograma previsto y a mediados de julio se iniciará la fase de remoción de los mencionados fondos duros. Estos trabajos serán supervisados por personal de alto nivel técnico en este tipo de actividades. El equipamiento y la tecnología a utilizar seguirán los más altos estándares internacionales en términos de seguridad, salud y medio ambiente. Durante todo el proceso de obras, se han adoptado medidas para garantizar el tránsito seguro de embarcaciones mientras se llevan adelante las operaciones de dragado, con la finalidad de minimizar las interferencias al tráfico comercial.

En conclusión, las obras de dragado para la profundización y mantenimiento del Canal, permitirán la navegación de buques de mayor calado, lo que asegurará volúmenes de carga mayores a los actuales a ser transportados en el área. A su vez se optimizará la seguridad de la navegación y garantizará a los operadores del sector marítimo una profundidad de 34 pies, lo que contribuirá a potenciar el comercio regional e internacional.

JULIO de 2018